Las aventuras de la Principita Eiko – Ep. 79

El Onigokko

  -¡Salto!

 Ëlen chilló de emoción al verse arrebatada hacia el cielo después de que Sakura la estrechara contra el pecho y conjurara la carta Salto. Sakigami había cargado contra ellas y llegó a rozar a Ëlen con el índice. Si la hubiese tocado, las niñas habrían perdido y debido asumir el papel de oni, un ogro de las leyendas de Kamiki, y pasar a perseguir a Sakigami. Estaban jugando al Onigokko, un juego infantil con el que Sakigami gustaba de desafiar a Silky y, cuando se encontraba con ella, a Sakura. Dado lo poderosamente ágil de la criatura, las niñas estaban obligadas a usar todo el poder de sus cartas para vencer, lo que ocurriría si Sakigami renunciaba a seguir persiguiéndolas o las niñas, como oni, lograban darle “mancha”. En ambos casos, la recompensa sería la captura de la carta.

Sigue leyendo

Anuncio publicitario

Las aventuras de la Principita Eiko – Ep. 78

Sakura

 Sakura sonrió a Ëlen, que sentada en la cima del Rey Pingüino saludaba feliz, a ella, a Kero y a una radiante Tomoyo. La pequeña se lanzó por el tobogán gritando con emoción, con las muñecas que desde el dosel vitorearon con no menor vivacidad. Sakura corrió a recibirla una vez que Ëlen brincó al suelo. Sonrió dulcemente cuando la niña, con sus grandes ojos celestes brillando de alegría y a punto de ser tapados por la boina que le caía descuidada hacia las cejas, y a la que, para completa ternura y regocijo de Tomoyo, Sakura acomodó después de acariciarle una de sus irresistibles trenzas, le preguntó si podía lanzarse una vez más.

Sigue leyendo

Las aventuras de la Principita Eiko – Ep. 77

¿Otra Cazadora de Cartas?

 Los pétalos de cerezo que dejaban las notas del shō de Sakigami condujeron a Ëlen hacia la parte trasera de la Casa de las Muñecas, a un largo pasillo que terminaba en un panel decorado con un dibujo en acuarela, lo común en toda la casa. La pequeña se había apeado del bastón y miraba divertida el dibujo, un ave azul oscuro, de vientre blanco y cresta amarilla que asía en una de sus alas, o más bien aletas, una sombrilla con la que se protegía del feroz sol rojo que se elevaba sobre una montaña de cumbre nevada. El ave estaba parada sobre un puentecito de madera bajo el cual había un estanque con lirios; al parecer, estaba a punto de darse un chapuzón. La niña, encantada por lo graciosa de la escena, exclamó:

 -¡Qué ave más chistosa! ¿Qué es?

Sigue leyendo

Sobre Las aventuras de la Principita Eiko (sinopsis 1 a 16)

 Para quien tenga curiosidad por este crossover otaku sobre la pequeña Eiko de Final Fantasy IX, o para aquel que quiera retomarlo, se me ocurrió contar de qué va la historia. ¿Y por qué hasta el ep. 16? Pues, porque es cuando empieza la trama principal. Son muchos capítulos que hoy me resultan como de introducción, así que pensé que no estaría mal una suerte de sinopsis. Sin más…

Sigue leyendo

Las aventuras de la Principita Eiko – Ep. 76

Sakigami

 Ëlen jugaba con las muñecas en la cama del dosel de Silky. Con el permiso de Kero, se divertían haciendo burbujas con Nuregami, la carta de agua. La pequeña las conjuraba con el bastón y las muñecas a los saltos peleaban por hacerlas estallar sobre sus hermanas en un rocío iridiscente que les llenaba de ilusión los ojos y las cosquilleaba agradablemente. Tomoyo, mientras daba las últimas puntadas al nuevo trajecito para Ëlen, las observaba con una sonrisa y con muchas ganas de participar de la gritería de las pequeñas. Al fin y al cabo, por más madura que se comportara, era un muñeca que representaba a una niña de diez años y como tal, jugaría encantada con ellas.

Sigue leyendo

Las aventuras de la Principita Eiko – Ep. 75

El caballero de la princesa

 Eiko miró con ilusión al guerrero con pesada armadura que las había salvado del Vals y que se inclinaba reverente hacia su amiga. Steiner reparó en la pequeña, y la escrutó con desconfianza; recelaba de cualquier desconocido que tratara con la princesa, no importaba si fuera una niña, un peluche de la casa o alguna alimaña del bosque. Para él, en tanto no supiera de sus motivaciones, todos eran bribones.

 Sin embargo, Steiner sospechaba por otra cosa; dada la corta edad de la niña, el asombro que había en sus ojos lo advertía de una inminente insolencia infantil, que ya había padecido con Silky cuando pequeña, y que efectivamente ocurrió en cuanto la Principita exclamó:

 -¡Silky, mira! ¡Es el Hombre de Hojalata!

Sigue leyendo

Las aventuras de la Principita Eiko – Ep. 74

El Vals Negro 2

 Contentas por saber de Ëlen y por el tierno y hermoso mensaje que les dejó con el barrilete, Eiko y Silky subieron al bote y se prepararon para partir. Silky, parada sobre la popa y con Mogu sentada en su hombro, hundió el remo en el agua y preguntó:

 -¿Todo despejado, contramaestre Eiko? ¿Podemos zarpar?

 -¿Qué es zarpar?

 Silky meneó la cabeza. Temió que debiera explicarle a Eiko cada palabra de la jerga pirata que pensaba usar y que había aprendido de sus paseos en Kamiki. La niña quiso echarle más emoción al viaje y había propuesto a Eiko jugar a los piratas. La pequeña aceptó encantada. La Principita miraba con el catalejo hacia el horizonte del río como se lo había ordenado la niña, la capitana del barco al que acordaron llamar Princesa Kaguya. La moguri constituía el resto de la tripulación y estaba a las órdenes de Eiko, aunque de momento, a la falta del, según Silky, como mandaban las historias necesario loro, hacía las veces de mascota del capitán.

Sigue leyendo

Las aventuras de la Principita Eiko – Ep. 73

Un mensaje para Eiko

 Mogu, con un trozo de pescado a medio morder en la boca, voló hacia la bola de cristal, curiosa por lo que tenía emocionada a Eiko y sorprendida a Silky. La moguri vio a Ëlen dando con el bastón al hilo del barrilete y preguntó:

-¡Qué monada, kupo! ¿Quién es esa niña, kupo?

 Antes de que Silky respondiera, la Principita, feliz, comentó:

 -¡Es mi amiga Ëlen! ¿Viste que linda que está con ese disfraz de conejito?

 La pequeña entonces reparó en que no sabía qué estaba haciendo su amiga y por qué la estaba viendo a través de la bola de cristal. Silky mientras miraba, todavía perpleja, cómo la niña liberaba a Kazegami en un escueto torbellino que impulsaba el barrilete hacia el cielo, comentó:

Sigue leyendo

Las aventuras de la Principita Eiko – Ep. 72

¡Moegami, vuela!

 Las muñecas hicieron las mantas a un lado y abrazadas a sus almohadas fueron a sentarse ante la bola de cristal. No podían más de la ansiedad por ver que Ëlen no podía remontar el barrilete. Un jardín no era un lugar apropiado para tal tarea, y menos cuando el espacio para que la niña pudiera correr para darle impulso consistía en un corto tramo de césped y en un puentecito en arco. Y esto sin contar que el pretencioso tamaño que Moegami había adoptado para cometa hacía que esta se le estrellara apenas la elevaba.

Sigue leyendo

Sobre Las aventuras de la Principita Eiko

 Quería decir algo sobre el futuro del fanfic que estoy escribiendo, por aquellos que lo siguen o tengan curiosidad y que ven que la cosa con la subsaga actual, que lleva 42 episodios (54 con el arco de Vivi), no muestra atisbo de desenlace. Y sí, va para muy largo.

a2e42fa99766501917518553f665ed07

I found this beautiful drawing of Eiko and Mogu on Pinterest. I searched Deviantart, etc. and no found author. If by chance the author sees it here and there is a problem, let me know and I’ll give it credit or take it away.

Sigue leyendo

Las aventuras de la Principita Eiko – Ep. 71

Una sorpresa para Ëlen 

 El Espantapájaros miró suplicante a Ëlen y a Kero. Moegami, aún cuando había aparecido en un tamaño reducido, no mayor al de un polluelo, se erguía con bravura. La carta batía lentamente las alas hacia el Espantapájaros, que azorado recibía el humo de la pipa que crepitaba, a sus ojos, con el fuego del Orodruin. Una ceniza que lo alcanzara y estaría perdido. El muñeco sabía que las cartas gustaban de jugar bromas, pero ahora vio en Moegami a un dios furioso, decidido a castigarlo después de ver cómo había jugado con las emociones de Ëlen.

 Pero el Espantapájaros, con su mente retorcida por el miedo, no pudo suponer que lo que había en Moegami no era más que reproche, encono de una intensidad y naturaleza infantil. La carta había sido confeccionada por las manos de una niña y atesoraba el recuerdo de los celestiales benévolos de Kamiki. No habría sido capaz de una crueldad con él, de reducirlo a cenizas como temía el muñeco. Moegami en realidad había aparecido queriendo aliviar la pena de Ëlen, no para castigar al Espantapájaros. Por esto, y después, y ya con travesura, de dar un corto soplido a la pipa ante la cara espantada del muñeco, que tembló al ver chisporrotear el tabaco y las cenizas, volteó hacia la niña para entonces, con un graznido amistoso, echar a volar. Tras sí dejó una estela de humo.

Sigue leyendo

Las aventuras de la Principita Eiko – Ep. 70

Moegami

 Ëlen contaba al Espantapájaros del pececito que había obtenido como premio después de jugar con Nuregami al Kingyo Sukui. Ambos merendaban en la habitación del té, aquella misma donde Ëlen había atrapado a Yumigami y que había sido rápidamente arreglada por los magos negros tras el destrozo causado por la carta de la luna. Estaban sentados sobre cojines, con una mesita de madera delante; a espaldas del Espantapájaros había un mago negro, Sombrerito como lo había apodado Ëlen; en el regazo de la niña, cruzado de brazos, estaba Kero, que escrutaba ceñudo al Espantapájaros. Para asombro de la pequeña, pues el peluche era todo un goloso, se había negado a comer la delicia servida por el mago con el té, un pastelito de arroz como el mochi que podía crear la niña con la magia de Yumigami y que se llamaba, le contó el mago, wagashi.

Sigue leyendo