¿Juana de Arco fue reina de Francia?

 De entre todas las historias de esa vida de cuentos de hadas (y éstos no excluyen la miseria y la amargura) que tuvo Juana, de la que contaré ahora es de las más bellas. Es tan hermosa y tan acabadamente perfecta en su concepción que puede llevar al asombro.

 Pero los documentos ahí están, así que como todo en la pastorcita de la Lorena (amo llamarla así) las conclusiones quedarán en manos de cada uno.

Sigue leyendo

Anuncios

Empress of China

 Corre el año 636. China es regida por la dinastía de Tang; bajo el mandato del emperador Taizong, el país atravesaba un período de prosperidad y florecimiento. Un día arriba al palacio una cohorte de muchachas; escogidas por sus familias para el harén del emperador, que ascendía a unas 40 mil mujeres, guardan la esperanza de que, con el tiempo y merced a sus méritos, puedan ser admitidas como concubinas y entonces ganar el afecto del emperador, para ellas y sus familias, que esperan de sus hijas réditos políticos.

Sigue leyendo

Cromi en Heroes of the Storm

 Con más de 250 horas Heroes of the Storm es mi juego del año. Me la he pasado, y la sigo pasando, genial con él. Es una fuente inagotable de vicio. Y eso que no juego competitivo y que me he limitado a no más de cinco personajes. No me cansaría de recomendar esta bomba jugable de Blizzard a cualquiera que quiera pasar un buen rato. 

 Y buena parte de esas horas las he ocupado con el simpático personaje del que pasaré a contarles, Cromi. No esperen estrategias, builds ni nada por el estilo, eh.

Sigue leyendo

Macross Do You Remember Love?

 Los amigos de Zona Delta han lanzado una iniciativa con la que se anima a la cofradía a hablar de shoot em´ups, o como prefiero decir, matamarcianos, que es una de las palabras más lindas (y no se me ocurre una mejor) que nos ha dado el mundillo de videojuegos de habla hispana.

 Por mi parte aprovecharé para contar algo de un matamarcianos de Psx poco conocido fuera del mundo Macross/Robotech, Macross Do You Remember Love? 

Sigue leyendo

El Último Maestro del Aire

 Aang es un niño de doce años que ha nacido para una importante misión en su mundo, que es regido por cuatro naciones que tienen en uno de los cuatro elementos (aire, agua, tierra y fuego) el depósito de su poder; Aang es un avatar, una encarnación destinada a controlar los elementos y otorgar así equilibrio al mundo.  

 Aang despierta de un misterioso letargo, y encuentra que una de las naciones, la Nación del Fuego, está sometiendo a las demás. Con la ayuda de un par de amigos, y mientras busca desarrollar sus poderes, procurará detenerlos.

Sigue leyendo

Juana de Arco en la Primera Guerra Mundial

 Según se cuenta, durante el siglo XIX se dio en Francia un auge en la popularidad de Juana de Arco, quien durante los siglos anteriores si bien fue una figura recurrente para el poder que precisó avivar un sentimiento de pertenencia o unión nacional osciló entre claroscuros. La Pucelle nunca había quedado huérfana de celebraciones y monumentos, pero es con el siglo XIX donde su figura adquiere la magnitud que conocemos. Con la publicación de las Actas del Proceso, se redescubre el personaje y proliferan las biografías y novelizaciones. Y en el ámbito de la fe, el clamor por la canonización de la Doncella se eleva incontenible entre el pueblo católico, tal como supo expresar Teresita de Lisieux, una muy querida santa, en un poema que escribió cuando niña.

 Así que, pues, no sorprenderá que Juana haya tenido su papel en la Primera Guerra Mundial.

Sigue leyendo

Juana de Arco por Borges

 Lo que escribió Borges sobre Juana es poco y nada. Una sinopsis, una mención en una poesía, y punto. En la sinopsis, escrita para la biografía de Juana de Arco de Vita Sackville-West, advierte de lo curiosa de la insistencia de los ingleses con la Pucelle:

 «Una de las buenas costumbres de la literatura inglesa es la composición de biografías de Juana de Arco. De Quincey, que inició tantas costumbres, inició también esta, con fervor, a principios de 1847.»

 Borges se extiende un poco más, pero con esto basta. La impronta borgeana es inconfundible, y me da gusto haberla encontrado. Lo segundo, como he dicho, figura en una poesía, en Cristo en la Cruz.

Sigue leyendo

Sly, ¿no va siendo hora de Lincoln Hawk?

 Pues eso. Con tanto ícono de los ochentas y los noventas de regreso, ¿y Lincoln Hawk? ¿Es que nadie quiere ver a Hawk de viejo y con ganas de echar unas pulseadas en alguna perdida gasolinera camino a Los Ángeles? ¿Es que nadie quiere ver a Stallone una última vez arriba de un camión?

 De acuerdo, Halcón (o Yo, el Halcón, Over the Top, como se prefiera) no es de las pelis más populares de Stallone, pero sí que de las muy queridas. Esto, sumada a la admirable vigencia de Sly, tendría que ser suficiente para que tengamos el remake, o más bien una segunda oportunidad y un cierre para el personaje. ¿Cómo es esto?

Sigue leyendo

El símil más bello que he leído. Romeo y Julieta

 O al menos mi preferido. El símil, o comparación, es una figura retórica con la que se establece una relación de semejanza entre dos elementos a través de un conector; «Melian es tan linda como la luna», por ejemplo. Todos usamos esta figura cuando hablamos.

 Pero las comparaciones también pueden consistir en una construcción más compleja. Los que hayan leído La Ilíada sabrán de lo que hablo. Estas figuras, a la hora de la lectura, son mis favoritas de entre todas las flores literarias, que es el nombre que también se le dan a estos recursos. Y de entre de las que he leído, la más bella pertenece a Romeo y Julieta de Shakespeare.

romeo y julieta2-shakespeare

Sigue leyendo

Juana de Arco por Shakespeare

 Cuando supe que Shakespeare había escrito un drama en el que aparecía Juana de Arco mi entusiasmo fue grande. Como no leo en inglés, la belleza musical de los versos de Shakespeare me es desconocida, pero en castellano igual se puede disfrutar de la belleza pictórica de las imágenes, comparaciones y metáforas con las que magistralmente abundaba el dramaturgo, y también, claro, del drama. De ahí mi entusiasmo.  

 Sin embargo, no tardé en sospechar que la Juana de Shakespeare no debía ser la pastorcita de la Lorena amada por los franceses, y por esto postergué largo tiempo la lectura del drama. La Pucelle en Enrique VI es una bruja. Aún así, algo para mí alegría he podido hallar.

Sigue leyendo