Love and Destiny

 Ling Xi es una joven hada que creció en el Bosque de Melocotón, paraje donde habita la tribu de las aves, una casta de inmortales que se dedica a las artes curativas. Ling Xi, ansiosa por conocer mundo, un día escapa del bosque y entra sin permiso al Palacio Celestial, el dominio de los altos dioses. Los guardias la descubren y la persiguen hasta que cae en el Mar Inmortal, un lugar sagrado donde Jiu Chen, el alto Dios de la Guerra, llevaba miles de años dormido.

 Ling Xi lo despierta y con esto echará a rodar el destino que aguardaba para ambos y que pondrá en riesgo el mundo.

 Lamento no abrir con una captura con la pareja protagonista, que es lo que correspondería pues hablamos de una historia romántica, pero es que la imagen con Ling Xi (personificada por la bellísima Ni Ni) sentada leyendo bajo los melocotones me pudo. Dado que descubrí la serie por la actriz, de la que me hice fan con El ascenso de los fénix, creo que es justo, ja.

 Los protagonistas en el palacio del Dios de la Guerra, ya reincorporado en sus funciones en el reino celestial. Jiu Chen sospecha que en Ling Xi existe alguna relación con el azote de los reinos celestiales, el Señor de los Demonios, y se la lleva a su palacio como médica sirviente para así comprobar si efectivamente hay algo maldito en ella.

 Pero el dios pronto verá que la compañía de Ling Xi le traerá todo tipo de disgustos, pues la chica es ingenua, confianzuda, incansable, habladora y dada a meterse en embrollos. Para peor, resultará que se enamorará rápidamente de él y que no tendrá reparo alguno en hacérselo ver, aún cuando el dios se le muestra inaccesible, o al menos es lo que procurará, pues la simpatía del hada no es fácil de resistir.

 Con lo anterior se apreciará que estamos ante un romance ambientado en un mundo de espada y brujería chinos, lo que se conoce como wuxia. Sin embargo, la acción y la épica, al menos hasta donde llevo visto, que es más de mitad de la serie, serán secundarios, lo que prevalecerá será el drama y, en menor medida, la  comedia. Esta última tendrá, a parte de Ling Xi, unos cuantos personajes que nos llevarán a la risa y también al desespero ya que a veces entorpecerán la trama. Por supuesto, no hablo del padre de Ling Xi, je.

 En la imagen de arriba están Qing Yao y Yung Feng, dos importantes personajes secundarios entre los que también girará una historia amorosa. La mesura y delicadeza de Qing Yao en el trato con los otros me tienen loco, ja. Yung Feng, por el contrario, es expresivo y nada distante en sus relaciones, algo que pondrá a prueba, y mucho, la infinita paciencia de la chica y, al principio, como señalaba, quizás la del espectador, pues hasta que su relación con Qing Yao comienza a caminar es un personaje que ocupa minutos valiosos. Pero bueno, esto va en gustos. Además, Yung Feng crecerá mucho como personaje.

 Y este es Jing Xiu, algo así como el primer ministro del estado de Shan Ling. Un personaje oscuro y retorcido que busca vengar a su clan. Para este fin urdirá un complicado entramado que llevará al despertar del Señor de los Demonios. Con el correr de los episodios, conocerá a Ling Xi, lo que complicará mucho el asunto cuando advierta que la chica tiene un pasado que la liga a la tribu Shan Ling.

 Esto es todo respecto a protagonistas y marco de la serie. Hay mucho más para decir, desde ya; por ejemplo, la mitología del mundo es muy atractiva, pero para no extenderme demasiado lo dejo aquí.

 La serie, como comenté atrás, no se prodiga demasiado en la acción, tampoco en las intrigas entre los poderes en pugna. Su foco son Ling Xi y Jiu Chen. Esto lleva a que la trama que involucra al destino de los reinos avance muy lentamente. Pero si empatizamos con la pareja protagonista y nos atrae el drama que gira en torno a Ling Xi lo anterior no será problema.

 A mí la verdad, e insisto que todavía no la terminé, me importa ya poco el Señor de los Demonios y lo que ocurra a los reinos. No puedo decir demasiado para no spoilear, pero el giro que da la trama hará que Ling  Xi pase a ser un personaje absolutamente entrañable, tanto que llegué a desear que mandarán al diablo el wuxia y que la serie se convirtiera en “otra serie”, en un drama más terrenal que pasara a dar cuenta de las vivencias de Ling Xi como en un drama de, bueno, no digo nada.

  Eso sí, no quiero confundirlos, Jiu Chen no se convertirá en secundario, para nada. Es todo. Muy pero que muy recomendada serie. La encontrarán en Viki.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s