Las aventuras de la Principita Eiko – Ep.08

La pintura de Cham-Cham

 Ëlen sostenía, intrigada, la caracola en tanto que Cham-Cham, incansable con sus amigos, exclamaba cantarinamente «Cham-Cham». La Estrellita no sabía qué hacer. Había querido atar la caracola, a través de un lazo, al pecho del niño, pero no obtuvo más que ofuscadas volteretas y alaridos. Cham-Cham, viendo que la pequeña no lo comprendía, tomó la varita que había arrojado al suelo y se dispuso una vez más a bosquejar su deseo, pero entonces pensó en la gruta, y con un jubiloso «Cham-Cham» tomó de la mano a Ëlen; la llevó hacia el estanque que llevaba a la gruta, y saltó al agua. La Principita, pasado el desconcierto por el brusco proceder del niño, corrió tras ellos con la chimpancé y un par monos pisándole los talones.

 Eiko miraba con mudo asombro las maravillas de la gruta. Curioseó con los dedos por el ámbar que embadurnaba las paredes, y, después de escurrir las ropas y el cabello, reparó en el barquito de la fuente. Le ondeaba una banderita que le resultó familiar; Ithïliendil se la había enseñado cuando le contó sobre el rey Elessar; un árbol blanco coronado por estrellas. Le resultó raro encontrar el barquito en ese sitio, pero sin más olvidó la cuestión.

 Cham-Cham juntó unas algas de la fuente y las apisonó, las escurrió en la boina que la chimpancé le había prestado, caminó hacia la pared que estaba a la derecha de la fuente, y mojó un dedo en la boina, que chorreaba con el agua entintada. Las niñas entendieron lo que el niño iba a hacer, y se sentaron a mirar lo que su amigo dibujaba con color carmesí. La pintura ocupaba gran parte de la pared y mucho se parecía a los dibujos secuenciados que aprendía la Principita, únicamente la diferenciaba los personajes, que se veían de perfil. Cham-Cham retrató la llegada de las niñas a la selva, la batalla con Eiko, la sonrisa de Ëlen (unos pajaritos se columpiaban de sus trenzas), las cabriolas de los monos con la Principita, el salto al estanque, la esfera, el llanto de las pequeñas, la adivinanza con dibujos y por fin, unos pajaritos que volaban de la boca de Ëlen y se escondían en la caracola que tenía en las manos Cham-Cham.

 El niño dejó la caracola en las manos de Ëlen y exclamó «Cham-Cham». Ëlen llevó la caracola a los labios y con su vocecita la llenó con la tonadita bulliciosa y vivaracha del «Cham-Cham». Cuando terminó el canto, la niña llevó la caracola al oído y se imaginó a orillas del mar; las olas arrastraban su canción. Lo raro de la experiencia le resultó divertida, y la caracola entonces quedó grabada, además y para suma felicidad de Cham-Cham, con la risa de la niña.

 Las niñas, a cambio del tesoro de Cham-Cham, obsequiaron a la aldea la risa y el canto de Ëlen. Sin embargo, hubo otro obsequio. El niño había dejado la caracola en el barquito; cuando dio la vuelta, la Principita sostenía una madera con forma de hoja, salpicada de colores, que había hallado a un costado de la fuente y que nunca había sido usada. La niña garabateó con el índice un jardín bajo las estrellas, surcado por un arroyo que terminaba en una cascada en la que, sentada sobre una roca, mojando sus pies y la orla del vestido a la orilla, una mujer de largos cabellos castaños, trenzados con flores, y de hermosos ojos azules tocaba el arpa. El dibujo, no obstante la torpeza infantil del trazo, resultó claro para Ëlen. Seguramente, la mujer se trataba de Melian, la Maia, aunque la niña no comprendió qué llevó a su amiga a dibujarla para Cham-Cham. El niño tendió un dedo hacia el dibujo y lo regresó, manchado con blanco, a la lengua, y aprobó su sabor. Eiko negó con un gesto; la pintura no era para comer. Las niñas rieron, Cham-Cham, a su modo, también.

 Eiko y Ëlen se marcharon. Cham-Cham, a partir de esa noche, durmió en la gruta; gustaba de adormilarse mirando la pintura mientras escuchaba la caracola.

Mi Google+

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s