Vána, la Valar que Tolkien olvidó

 Vana en el imaginario de Tolkien es una de los Valar que conforman el panteón de Arda. En El Silmarillion es presentada así:

 «Las flores brotan cuando ella pasa, y se abren cuando ella las mira; y todos los pájaros cantan cuando ella se acerca.»

 Una bonita imaginación, un tanto ingenua si se quiere. Vana es tan bonita y candorosa que Tolkien le consagra los tópicos de la naturaleza que en la poesía refieren lo bello. No es poco. Seguro que los poetas élficos encomendaban sus versos a Vana. Bien, esto y una sugerida relación con la Primavera es lo que Vana tiene para ofrecernos. La valier, en consecuencia, en El Silmarillion es un personaje menor.      vana-tolkien

 En los Cuentos Perdidos la situación es otra. Tolkien imaginó a una gloriosa y deslumbrante Vána —aquí con tilde—, tanto que la haría protagonista de algunos de sus mitos más bellos. Vána básicamente es presentada como en el Silma, y tenemos además que su relación con la Primavera era manifiesta; para Tolkien, la Valier personificaba a la Primavera. Esto, para un poeta y amante de la Naturaleza como el profesor, es un detalle no menor. Llega luego la narración del nacimiento de los Árboles; Arda estaba en penumbras a causa del robo de las Lámparas y los Valar trabajaban para que el mundo tuviese sus candiles. Cavan dos pozos en una llanura, en uno de ellos sueltan rocas de oro y un fragmento de las lámparas, y entonces se acerca Vána y Tolkien cuenta:

 «Allí cantó sobre el montículo la canción de la primavera, y bailó alrededor, y lo regó con las grandes corrientes de esa luz dorada que Ulmo había traído de los lagos derramados.»

 Yavanna, hermana mayor de Vána y que cunple la función de Madre Naturaleza, formula unos encantamientos y brota del pozo un árbol de frutos dorados al que daría por nombre Laurelin —del otro pozo emergería su contraparte de hojas de plata, el Telperion— y que una de las doncellas de Vána habría de regar. En el Silma los Árboles que iluminaban Arda fueron creación de Yavanna, pero en los Cuentos Perdidos sabremos que Vána había participado de su nacimiento, como debía suceder, pues un árbol florece con la mediación de la Primavera.

laurelin

 Transcurren los siglos, y la desgracia ensombrece nuevamente a Arda. Melkor había herido de muerte a los Árboles, entonces ocurre una de las escenas más bellas y emotivas en la obra de Tolkien:

 «Era el tiempo de la más débil esperanza y una oscuridad profunda como nunca antes cayera había caído sobre Valinor; y todavía Vána lloraba, y había enredado sus cabellos dorados en el tronco de Laurelin y sus lágrimas caían lentamente sobre las raíces…»

 Vána, que llora abrazada a su arbolito. Siempre que leo este pasaje me asoman las lágrimas. Es de esas escenas que a uno le originaría, de tratarse de un relato religioso de nuestro mundo, un deseo de, digamos, creencia y fervor hacia el personaje narrado.

 «y mientras el rocío de su amor gentil rozaba el árbol, he aquí que una súbita luminosidad pálida nació en esos lugares oscuros. Entonces miró Vána maravillada, y donde sus primeras lágrimas habían caído, Laurelin tuvo un brote que en seguida se transformó en capullos, y los capullos eran todos de oro, y desde allí brotó una luz como un rayo de sol desde detrás de las nubes.»

 Vána es tan amorosa que de sus lágrimas un árbol que ha muerto florece. Vána anuncia que ha vuelto la luz, y los Valar acuden con ella y cantan cuando observan que en sus manos relumbra un retoño del Laurelin. Tulkas dice que los hechizos habían obrado el milagro, pero Yavanna observa el rostro de su hermana y amorosa y cariñosamente exclama:

 «¡Ay!, no es así, porque en esto mis hechizos sólo han desempeñado un pequeño papel, y más poderoso ha sido el gentil amor de Vána, y sus lágrimas un rocío más curativo y más tierno que toda la radiación de antaño.»

 Lo que sigue, descripto por Tolkien con una prosa bellísima, da cuenta de la puesta en el cielo del fruto de las lágrimas de Vána, que será nuestro sol. Esta, pues, es la Vána que había imaginado Tolkien en la versión primera del Silma. De no ser por Melian, que es tan linda como la Luna, Vána se habría convertido en mi lumbre tolkieniana.

vana-tolkien

 Pero esto no concluye aquí. Ese baúl de tesoros que son los Cuentos Perdidos guarda un último obsequio de Vána. La destrucción que había provocado Melkor en Valinor había obligado a los Valar a aislar su tierra del resto de Arda. Pero Oromë sentía pena y pensó en un sendero que en circunstancias extraordinarias permitiese el acceso a Valinor.

  «Oromë fue de prisa al encuentro de Vána, su esposa, y le pidió una trenza de sus largos cabellos dorados.»

  ¡Una trenza de Vána! ¡Qué objeto en Arda podrá ser más maravilloso! Oromë empapa la trenza en un resto de radiación del Laurelin, y  convoca a los Valar a los dominios de Manwë. Les pide que miren a la montaña opuesta, y entonces da un terrible latigazo que se curva en las alturas y desciende y prende en la cima de la  montaña a la que había apuntado.

 «Y de esta obra de Oromë provino esa maravilla de los cielos que los hombres contemplan con admiración y que algunos temen, pues no saben qué pueda augurar. No obstante, ese puente tiene diferentes aspectos en diferentes ocasiones en las diversas regiones de la Tierra, y rara vez se hace visible a los Hombres y los Elfos. Ahora bien, resplandece mejor a los rayos oblicuos del Sol y cuando las lluvias del cielo lo mojan, y es entonces cuando su brillo resulta más mágico, y la luz dorada se quiebra en las cuerdas que gotean en múltiples matices purpúreos, verdes y rojos, de modo que los hombres con frecuencia lo llaman Arco Iris.»

arco iris-trenza de vana

 ¡El Arco Iris para Tolkien era una trenza de Vána! Como se ve, en tal alta estima tuvo el profesor a nuestra querida Vána. ¿Qué fue lo que sucedió en el Silma? Pues no sé. En lo que a mí respecta, Vána en los mitos de la Tierra Media es la maravillosa Vána de los Cuentos Perdidos. 

———————————

 Mi Google+

Anuncios

8 comentarios en “Vána, la Valar que Tolkien olvidó

  1. No he leído los Cuentos Perdidos, así que la figura de la vala Vána me había pasado totalmente desapercibida. Gracias por descubrirme esa evocadora prosa del profesor que aún no había leído 😉

    • Sip, Vána es poco conocida. Otra sería la historia si en el Silma hubiese aparecido la Vána de los Perdidos.

      Y sí, lo de Tolkien es impresionante. Yo cuando leí los Perdidos no lo podía creer. Un salu2.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s