Kannazuki no Miko

 Himeko Kurusugawa es una chica que cursa la preparatoria en una prestigiosa academia en Mahoroba, una bucólica ciudad de Japón. Es una joven tímida e insegura que no obstante es la envidia de todos por la atención que le prodigan Chikane Himemiya y Sōma Ōgami, los estudiantes más populares del colegio. Ambos están enamorados de ella.

 Sin embargo, un eclipse de sol lo cambiará todo, se avecina la ruina para el mundo, y en los sentimientos de Himeko, quizás, esté su salvación o definitiva condena.

 Kannazuki no Miko es un anime del que hasta hace un mes no tenía idea y que no obstante estuvo más o menos presente en mi vida desde hace años. ¿Cómo es esto? Pues, que su ending, Agony, es una de mis canciones preferidas del j-pop desde que me aficioné al género con la llegada de Animax a Latinoamérica en 2005.

 No sé por qué, quizás por su estilo pegadizo de dance-pop, pero hasta estos días había creído que el tema era de Initial-D, anime que transmitió Animax y que tenía temas del estilo. Pero no, era de la tal Kannazuki… Y bueno, leí unos comentarios en Youtube, vi que era un yuri, y corrí a ver qué tal, ja. Un cap. al menos tendría que mirar del anime que tenía por ending a la genial Agony de Kotoko. Unas impresiones con más de la mitad del anime visto.

 Conté que con el eclipse el mundo se enfrentaba a su destrucción. Orochi, un dios maligno y ancestral, había despertado y con él, ocho sirvientes, también llamados Orochi, llamados a concretar su ambición. Para asegurar sus planes, primero deberían asesinar a las sacerdotisas del Sol y la Luna, las personas destinadas a acabar con él.

 Una de estas sacerdotisas resultará ser Himeko, la miko de Sol. Dada su personalidad, la chica asumirá su tarea con dudas y torpeza. Sin embargo, para su alivio y confianza, contará con la firme amistad y consuelo de Chikane.

 Chikane es una chica nacida en la más alta aristocracia y con un carácter altivo, resuelto y distante que contrasta con la dulzura, candor y vulnerabilidad de Himeko. Es la sacerdotisa de la Luna.

 Con sutileza, desde el principio demostrará que siente por Himeko algo más que amistad. La chica pronto tendrá alguna sospecha, aunque su baja autoestima la confundirá haciéndole pensar que una persona tan destacada como Chikane no puede estar enamorada de ella. Esto sin contar que los prohibido de una relación con una mujer es un pensamiento que la perturba (también a Chikane).

 Si vieron María-sama-ga Miteru, Chikane les recordará inmediatamente a Sachiko. Es la oneesama de la historia, es decir, en una relación de cercana amistad entre chicas, la que cumple el rol de hermana mayor y quien encuentra en su amiga despistada, inocente y afectuosa la persona en quien poder confiarse y compartir sus cerrados e inaccesibles sentimientos. Me encantan las oneesama, ja.

 Y este es Sōma, quien complicará dramáticamente la historia cuando descubra que es un orochi. Pero su amor por Himeko hará que traicione a los suyos y jure defenderla de los demonios. Para esto, se valerá del imponente mecha legado por su sangre orochi.

 Muy Gundam, ¿no? Con Sōma serán ocho los orochi que conforman las fuerzas del malvado dios. Todos personajes bastante tópicos pero carismáticos. Una pena que la corta duración del anime les impida, salvo a alguno en particular, un buen desarrollo.

 Las peleas entre los mechas suelen cerrar los capítulos. Para mí cumplen, sin más, aunque cuando la acción concluye con las notas iniciales de Agony la épica y drama que brindan se dispara. Es imposible terminar el primer capítulo y no sentirnos ya enganchados a la serie.

 De modo que Kannazuki, en el marco de una épica de mechas, nos propone un drama romántico con una variable yuri para los personajes involucrados. ¿El amor de Chikane por Himeko terminará imponiéndose? De imponerse, ¿cómo reaccionará Sōma?

 Si bien la trama particular de Sōma como orochi es dramática y engancha, decididamente el fuerte y mayor atractivo de Kannazuki no Miko reside en la relación de amistad entre las protagonistas y las inquietudes románticas y existenciales que las sacuden. Así que si andan con ganas de ver qué tal el género, o simplemente de ver un yuri (ligero, shoujo ai) de acción, les recomiendo mucho este, para mí, verdadero hallazgo. Mi único asterisco serían los doce capítulos que lo componen…

 Ah, para el público, la podrán encontrar recientemente doblada en Anime Onegai.

  

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s