Las aventuras de la Principita Eiko – Ep. 55

Yumigami

 -¡Kazegami, vuela!

 Ëlen dio con el pico del bastón a la carta y echó a volar como una brujita por el largo pasillo de piso de madera que se abría ante la habitación de Silky. Kero volaba atrás, con Tomoyo que montada a su lomo transmitía, a través de la varita que no despegaba del ojo derecho, cuanto hacía Ëlen. Las muñecas, mirando a la pequeña a través de la bolita de cristal, vitoreaban. Mei Ling 3, medio oculta entres los almohadones de la cabecera de la cama, observaba, y con no menor emoción. El Bonta había encontrado peligroso que la abeja siguiera a Ëlen, así que le pidió que aprovechara la bola de cristal para mantenerlo al corriente de todo, especialmente en lo que refería al Espantapájaros.  El peluche encontraba sospechosa su ausencia y que no buscara vigilar con un mago negro los movimientos de Ëlen.

Sigue leyendo

Anuncio publicitario