Las aventuras de la Principita Eiko – Ep. 42

Fenrir

 Terminado el relato de los días de Silky con el Bonta, Eiko no tardó en dormirse. Avanzado el mediodía, el Bonta dio por suficiente la siesta de la pequeña y ordenó a Mei Ling que la despertara. La abeja llamaba con suma delicadeza a la Principita cuando notó una serie de objetos desparramados sobre el pantalón de la niña. Se acercó, examinó los objetos, vio que caían de un saco de tela de seda, y entonces rompió en risas.

 -¡No te imaginas, Bonta!

 -¿Qué cuernos?

 Mei Ling, riendo, pasó a detallar:

 -¿Recuerdas el caracol muerto que la Principita halló cuando salimos al bosque?

 -Sí.

 -Pues, que la niña lo guardó en un saquito y se lo trajo.

 -Rayos. ¿Y tú no la viste?

 -Claro que no, volaba por delante, atisbando el camino.

 -Maldita sea.

Sigue leyendo

Anuncios