La historia de Ming Lan – Reseña

 Ming Lan es sexta hija de un respetable funcionario imperial y una desdichada concubina que encontró una temprana muerte. Después de una primera niñez llena de angustias, Ming Lan, adoptada por la abuela de la familia, crecerá sin privaciones y cultivando el perfil bajo para no atraer la enemistad de nadie, pero sin olvidar que su madre había muerto en el desamparo y en circunstancias que, cuando entienda fueron oscuras, querrá esclarecer y vengar.

 Ming Lan es un denso y fastuoso drama de época (Dinastía Song del Norte, principios del s. XI) que nos contará de las vivencias de una chica que tendrá que hacerse fuerte en la feroz vida que espera a una mujer en su propia familia y en la nobleza.

 Esto a modo de primera aproximación, pues en verdad el drama es vasto y coral. Veamos qué tal.

 Ming Lan (Zhao Liying) es una chica inteligente, meticulosa y de trato servicial. Como he dicho, procura pasar desapercibida para que sus hermanas, y en particular las madres de estas, no la vean como una competencia a la hora de lograr un buen marido.

 Pero avanzada su adolescencia, el exquisito rostro de Ming Lan (Sexta Hermana) empezará a hacer suspirar a jóvenes de la nobleza que además estarán cautivados por el indisimulable ingenio de la chica. Ming Lan, aunque no lo querrá, tendrá que lidiar con sus celosas hermanas mayores. Bueno, en verdad,  con una de ellas, pues la otra se descubrirá como una persona adorable.

 Pero me estoy adelantando, pues lo que comenté se podría decir que ocurrirá pasado el décimo capítulo… Hasta entonces, y yo diría que hasta el cap. 15 o 16, que será cuando Ming Lan se irá haciendo cargo del drama, la historia bien se podría definir como un día en la complicada vida de la familia Sheng.

 Sheng Hong (Liu Jun) es el padre de Ming Lan y la cabeza de la familia. Es un atareado ministro de la corte y por tanto suele llegar bastante tarde a casa. Para su pesar, no bien llegue lo encontrará alguna gresca familiar que en general involucrará a sus hijas y que lo arrastrará a la fiera disputa que libran su esposa principal y concubina.

 Hong es un buen hombre, de trato afable y justo, y siempre pondrá ante todo la reputación de su familia, una meritoria familia de eruditos que no tiene mucha estatura social pero que es reconocida como de bien en los estratos superiores y un buen partido para casar a los hijos de segunda línea.

 Wang Roufu (Liu Lin) es la esposa principal y la Señora de la Casa. Es una persona estricta pero que procura ser justa. Desde hace años que sufre por verse a la sombra de la favorita de Hong, a la que odia. Si bien desea más que nada deshacerse de ella, su carácter orgulloso e iracundo no la hacen rival para las mañas de la concubina.

 Lin Qinshuang (Gao Lu), la favorita de Hong, y su hija, Sheng Molan (Shi Shi). Qinshuang es voraz, cruel y taimada. Con su belleza y fingida vulnerabilidad, tiene a su marido en la palma de la mano. Ambiciona más que nada escalar socialmente logrando un hombre de la nobleza para Molan. Ming Lan descubrirá que la muerte de su madre está relacionada con ella.

 Molan (Cuarta Hermana), por su parte, sostiene la misma ambición que su madre, lo que la llevará a competir constantemente con sus hermanas y a echarles una zancadilla en cuanta oportunidad se le presente.

 Sin embargo, Molan se topará con un obstáculo no previsto, la afilada lengua de la comedida Ming Lan, que la llevará a no pocos estallidos de furia y desespero, para particular diversión de la que supo considerar su única rival, Sheng Rulán (Zhang Jian), la hija de la Señora Sheng.

 Rulán (Quinta Hermana) creció mimada y consentida, siempre consciente de que su estatus le aseguraría un matrimonio provechoso, aunque ella en verdad solo sueña con un marido con el que pueda llevar una vida apacible. Por tal motivo, en comparación a sus hermanas, se volvió bastante mediocre. Como sabe que no puede competir en destreza e ingenio con Molan, aunque tampoco es su interés, disfruta viéndola burlada por su hermana menor. Rulán irá tejiendo con Ming Lan una muy dulce amistad.

 Ming Lan y la Anciana Señora Sheng (Cao Cuifén), una de las relaciones más hermosas que nos brindará el drama, llena de ternura, complicidades y palabras sabias. La abuela se comportará como una leona cuando alguien, aunque sean el señor y la señora Sheng, procuren dar un trato injusto a su nieta. Sin dudas la mejor abuela que he visto en un c-drama.

 Bien, con lo dicho podrán darse una idea sobre lo que trata Ming Lan. Conflictos e intrigas familiares bajo un ritmo reposado y confidente que resultará una delicia si es que no buscamos un drama que nos tenga en vilo con intrigas enrevesadas y nos arrebate con fuertes emociones de felicidad, furia o tristeza, como lo es por ejemplo Yanxi.

 En Ming Lan, tal como lo expresa su tranquila y medida protagonista, quién, dentro de las protas inteligentes y decididas, está a las antípodas de la super carismática Wei Ying Luo, todo transcurrirá y se resolverá con naturalidad y la emotividad justa.

 Ahora, ¿y el chico de la historia? Bueno, como la cuestión podría llevar a spoilers lo dejé para el final. Así que ténganlo en cuenta antes de seguir leyendo. Claro, no voy a revelar nada que no se pueda saber con el simple póster de la serie o la lectura del elenco principal. Pero, para cualquier despistada o despistado como yo, mejor tener prudencia…

 Gu Tingye (Feng Shaofeng) es segundo hijo del marqués de Ningyuan, un poderoso noble del imperio. Tingye, huérfano de madre, creció hostigado en una familia envenenada de intrigas y avaricia que lo arrastraría a una feroz disputa que involucraba la memoria de su madre y que terminaría con él repudiando a los Gu y casi condenado al exilio.

 No obstante, su brillante intelecto y dotes marciales evitarán su completa ruina e irán abriendo el camino para su relación con una chica con la que guardaba una cariñosa amistad desde niños, Ming Lan. Pero cómo se llega a esta hermosa pareja, y noten que digo pareja y no romance, dejaré que lo descubran ustedes.

 Para terminar, insisto con que Ming Lan es un drama que se toma su tiempo, como pocos otros c-dramas haríamos bien en mirarlo mientras saboreamos una taza de té, ja. La primera docena de capítulos enfocados en la familia Sheng podrán ser una dura prueba para muchos, pero si le echan un poco de ganas descubrirán un drama que no es menos que Yanxi, con una puesta en escena portentosa, un desarrollo en los personajes que no sé si tiene par y una pareja protagonista que para mí es la más encantadora que he visto en un c-drama. Son 73 episodios y lo encontrarán en Viki.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s