Magic Knight Rayearth

 Lucy, Marina y Anaís son tres chicas de secundaria que estaban de excursión en la torre de Tokyo cuando un resplandor las sorprende y las ciega. Cuando abren los ojos, las recibe un paisaje increíble que las desconcierta. Como sabrán a partir de un poderoso hechicero, se hallaban en otro planeta, en Céfiro, una tierra de espada y brujerías a la que habían sido convocadas para salvarla.

 Solo entonces, les prometería aquella que las había convocado, la princesa Esmeralda, podrían regresar a sus vidas.

 Magic Knight Rayearth (Las Guerreras Mágicas en Latam.) es un maho shojo de los 90, obra del legendario grupo Clamp y que hasta la llegada de su obra consagratoria, Sakura Card Captor, fue el anime de chica mágica al que podías recurrir si Sailor Moon te había dejado con ganas de más. Este en verdad no fue mi caso, que no pude verla en su momento.

 Pero después de años, de años, por cierto, de soñar con Yuzurenai Negai, uno de los openings más mágicos y pegadizos de la historia del anime, me decidí y probé a ver qué tal. Unas impresiones.

 Lucy (Hikaru Shidō) se podría decir que es la protagonista principal debido a que será la primera en aceptar su destino como guerrera mágica y a que su personalidad arrojada y tenaz es la que sostendrá y envalentonará anímicamente al grupo. Lucy, como indican su cabello y ropas, combatirá con el poder del fuego.

 Como las chicas en verdad tienen un protagonismo equilibrado, Lucy más bien aparece como el personaje con el que las niñas en su época, y por qué no niños, pudieran rápidamente identificarse.

 Marina (Umi Ryūzaki) es la chica linda del grupo y uno de los motivos por el que siempre me interesó mirar Rayearth. Amo los flequillos en las chicas del anime (Hilda en Saint Seiya, Arashi en X-1999). Pero con chica linda no me refiero estrictamente al aspecto del personaje, sino a que su carácter expresa estos tópicos femeninos: Marina es coqueta, voluble, algo egoísta, dada a estallar si se la contraría y feroz cuando se meten con sus amigas.

  Su poder ni que decir que es el del agua.

 Anaís (Fū Hōōji) es la inteligente del grupo, una chica reflexiva y mesurada que siempre buscará entender lo que la rodea. Cuando la impulsividad de sus amigas o alguna retorcida estratagema del enemigo las pongan en aprietos, Anaís mantendrá la calma y buscará una salida.

 Anaís con el correr de los caps. se convirtió en mi personaje preferido. Me encanta la delicadeza de expresión con la que la dotó la dobladora para Latam. y también que haya sido a ella y no la prota o la chica linda a quien el amor, inevitable en un maho shojo, diera primero. Su poder es el del viento.

 Una hermosa sorpresa me llevé en cuanto apareció la monada de arriba. ¡Mokona de Tsubasa Chronicles! No sabía que el personaje era original de Rayearth.

 Mokona, que para Latam. será Nikona, es una criatura mágica que guiará a las chicas en su camino para convertirse en las guerreras mágicas que precisa la princesa Esmeralda para salvar Céfiro. Es un bichito por demás tierno y simpático que muchas veces traerá alguna dificultad a las niñas con alguna torpeza o travesura.

 ¿Y de qué va la historia? Pues, de un viaje de búsqueda, el típico camino del héroe, en una tierra de fantasía. O sea, que no estamos ante un maho shojo al uso donde las protas entre el colegio, meriendas y karaokes despachan al monstruo o dominatrix de turno. Rayearth es pura épica de fantasía, y esto ha hecho que me costara un poco engancharme.

 ¿Por qué? Pues, porque, aún encantado como estoy con las protagonistas, no es lo que esperaba para un maho shojo. En un anime de chica mágica lo que me atrapa es que la historia se reparta entre las peleas y la vida cotidiana de las protas o secundarios. Rayearth no es Sailor Moon.

 La Princesa Esmeralda. Si vieron Tsubasa Chronicles, quizás la recuerden. Decía que el anime no es Sailor Moon, es decir, Rayearth se enfoca en las aventuras y en las peleas y pone al servicio de estas el desarrollo de las protagonistas. En este sentido, el anime tiene mucho de shonen, aunque desde un punto de vista menos otaku se podría decir que más bien recuerda a un juego de rol.

 Zagato será el enemigo a vencer por las guerreras mágicas. Se trata de un traidor del que por ahora no sé qué es lo que busca con la princesa. Para evitar que las guerreras mágicas frustren sus planes, dispondrá de una cohorte de sirvientes que irán tras ellas. Estos sirvientes no pasan de simpáticos o interesantes, tienen escaso desarrollo. Zagato en cambio pinta a que resultará un digno enemigo.

 Guru Clef, el hechicero que encargó a Lucy y amigas la misión de rescatar a la princesa, padeciendo alguna frustración de Marina. El anime a menudo nos divertirá con un poco de gracia chibi. Y bueno, para terminar, recomiendo Rayearth para aquel que tenga ganas de revisar la historia de los maho shojo o simplemente lo atraiga una épica de fantasía y nada menos que a manos de las Clamp.

vlcsnap-2022-05-09-19h44m06s532

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s