Juana de Arco por Andrew Lang. The Maid of France

 Leyendo sobre Juana de Arco en Maid of Heaven, sitio que junto a Ste Jeanne d ´Arc es de obligada visita para saber de la Doncella, di con unos pensamientos muy bellos de Andrew Lang, escritor escocés del que les conté semanas atrás, y que quisiera compartir.

 Pero a diferencia de la anterior ocasión, donde cité de su obra para niños, ahora lo haré a partir de su biografía, digamos, mayor, The Maid of France.

 En la introducción, Lang escribe:

 “Ella constituyó la consumación del ideal de dos nobles esfuerzos humanos dirigidos a su perfección. Fue la Flor de la Caballería: valiente, gentil, misericordiosa, cortés, amable y leal.”

 ¡Qué maravilla! En un mundo donde los caballeros estaban resultando obsoletos para la guerra, y donde lo que conocemos por Edad Media se acercaba a su ocaso, los ideales caballerescos tuvieron en la Doncella, aunque ella ni mucho menos haya pretendido obrar como un caballero, pues nunca dejó de verse a sí misma como una humilde campesina, a su más bella expresión. Todo en Juana como personalidad de la historia, desde su partida inspirada de Domremy hasta su calvario en la hoguera, parece pensado para un personaje de cantar de gesta. Pero un personaje que jamás podría haber sido escrito…

 Lang agrega que Spencer y Ariosto, dos grandes poetas épicos, no podrían haber creado un personaje como la Doncella. Tampoco, remata, Shakespeare. ¡Es que tiene que resultar difícil concebir un personaje tan extraordinario y perfecto desde lo narrativo! Pero no nos pasemos. Las grandes personalidades de la historia no tienen par en la literatura. Ahora, entre estas, Juana de Arco tampoco la tiene, ji.

 Lang continúa con el segundo ideal de vida al que Juana llevó a su perfección:

 “Y fue la hija más perfecta de la Iglesia: sus sacramentos, eran el Pan para su vida, y su conciencia, por la confesión diaria, permaneció siempre justa y pura como los lirios del Paraíso.”

 No hay mucho para agregar por aquí. La Pucelle es mártir y santa católica. En hermosas palabras que Twain en su novela pone en boca de los soldados franceses, Juana vivió como «el paje de Cristo».

 Lang cierra su pensamiento, y yo la entrada con el, señalando las terribles paradojas que se dan en la tragedia de Juana:

 “La Flor de la Caballería de Francia murió por Francia, que la había abandonado. Y a su vez la más fiel hija de Cristo pereció por la Iglesia, en manos de los sacerdotes que la odiaban.”

 Dejo aquí el enlace al original.

2 comentarios en “Juana de Arco por Andrew Lang. The Maid of France

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s