Juana de Arco por Borges

 Lo que escribió Borges sobre Juana es poco y nada. Una sinopsis, una mención en una poesía, y punto. En la sinopsis, escrita para la biografía de Juana de Arco de Vita Sackville-West, advierte de lo curiosa de la insistencia de los ingleses con la Pucelle:

 «Una de las buenas costumbres de la literatura inglesa es la composición de biografías de Juana de Arco. De Quincey, que inició tantas costumbres, inició también esta, con fervor, a principios de 1847.»

 Borges se extiende un poco más, pero con esto basta. La impronta borgeana es inconfundible, y me da gusto haberla encontrado. Lo segundo, como he dicho, figura en una poesía, en Cristo en la Cruz.

 En la poesía, Borges describe el calvario de Cristo; Jesús en la Cruz, acompañado de dos hombres, de los dos ladrones, es un judío más. Jesús en la agonía piensa en su reino o en alguna mujer; no puede pensar en el cristianismo que ocurrirá, porque no es Dios. Borges entonces enumera símbolos y hechos de la historia cristiana con los que restringe ésta a la teología, el arte, el martirio y la guerra. El reproche con el que Borges cierra la poesía permite entender por qué esta visión despojada de esperanza y consuelo. Entre las cosas que no podrá ver Cristo, está Juana:

No le está dado ver la teología,
la indescifrable Trinidad, los gnósticos,
las catedrales, la navaja de Occam,
la púrpura, la mitra, la liturgia,
la conversión de Guthrum por la espada,
la Inquisición, la sangre de los mártires,
las atroces Cruzadas, Juana de Arco,
el Vaticano que bendice ejércitos.

 Lo dicho. Nada. El nombre de la Pucelle. Pero aún así es mucho. Borges se acordó de Juana para una poesía, y esto me deja satisfecho. El escritor obsequió además una bella imaginación si es que pensamos la poesía desde el punto de vista de un creyente, o simplemente desde el punto de vista contrario al propuesto por Borges, y que es la de Cristo que en la Cruz, entre todo lo que vendrá por Él, ve a una joven que atada a una pira arderá gritando «Jesús, Jesús». Estas imaginaciones son de las cosas lindas que depara Borges. Me encantaría verla concretada en una película de Juana o por qué no de Cristo.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s