De viaje por el espacio con Vangelis

 Hace unos días escuchaba Vangelis con un amigo, un par de temas no más, que canciones como Hymne te pueden bajar los ánimos, y le conté de un recuerdo de mi infancia relacionado con esta música. La entrada, pues, va de esto, un recuerdo.

 Creo que tenía seis años. Una tarde, cuando anochecía, jugaba con unos amigos, vecinos de al lado; eran tres, un varón, de ocho y pico, y dos nenas, de siete y seis años. Nos encontrábamos en la habitación de las chicas, y me propusieron jugar “a viajar a otro planeta”. Para esto, habríamos de “viajar” con la música que el mayor a veces, por lo divertido de los efectos especiales, ponía para jugar.

vangelis

 No recuerdo qué música era, pero estoy seguro que era de Vangelis. Cuando con los años pude escuchar a Vangelis, me dio que lo que había escuchado aquella tardecita era Alpha o Spiral.

 Bien, empezamos a jugar. Yo iba a ser el astronauta; el mayor puso, digamos, Alpha, y entonces una de las nenas me tapó los ojos con una venda y, bajo la guía de mis tres amigos, que operaban los controles armados con vaya a saber qué cosas, despegué con la nave espacial, me apuesto todo a que un cohete.

cohete espacial

 Pasados un minuto o dos, me llevaron a la ventana; me quitaron la venda y me dijeron que había llegado a otro planeta, seguramente Marte. Entonces se dio el momento que no olvidaría. Estaba en la habitación que conocía de sobra, viendo por la ventana el edificio de siempre, y yo que me sentía como en otro planeta, mirándolo todo extrañado, especialmente al azul que caía sobre el edificio, que es el mágico azul del fin de la tarde y que sin dudas obró lo suyo para que el hechizo surtiera mayor efecto. En fin. Nunca he olvidado ese momento, y cada vez que escucho un tema de corte espacial, como que siento que, aun con las limitaciones de no tener seis años o de no darle a la pipa, lo revivo.

 Eso es todo. Un simple recuerdo de mi infancia como viajero por el espacio, ja. Cierro con Spiral, una canción que más que para tomarse un cohete a Marte, directamente te lleva a pensar en platillos voladores y en extraterrestres cabezones y de grandes ojos que bajan para advertirnos que no estamos solos y que estamos siendo observados.


extraterrestres

Anuncios

4 comentarios en “De viaje por el espacio con Vangelis

    • Jaja, gracias. Y sí, siempre pensé que a mi yo de la infancia no le puedo negar esa sensación de haber estado en otro planeta. Creo que por eso ese recuerdo siempre lo he tenido presente y valorado mucho. Un salu2.

  1. Benditos recuerdos de juventud.
    Nosotros éramos muy cafres, y en lugar de tirar de inventiva, nos limitamos a imitar a los cafres de la WWF.
    Seguimos jugando así durante meses, entre risas y golpes.
    Especialmente golpes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s