Venciendo a The End con Mathilda y Léon

 Hace unas semanas, en uno de mis ocasionales zapping en busca de alguna película que haya visto, me topo con El perfecto asesino, conocida también como El profesional, con Jean Reno, Gary Oldman y una jovencísima Natalie Portman.

 La peli estaba en que Mathilda pide a Léon que la inicie en el oficio de asesino. Léon accede con poca gana y, después de retirar de lo de su patrón unos enseres para novatos, lleva a la niña a la azotea del edificio donde paraban.

matilda y leon, sniper, perfecto asesino
 Léon prepara el rifle, Mathilda una manta, y ambos se tumban al borde de la azotea, con la vista que da a una plaza. Mathilda se hace con el rifle y se apura a descubrir la lente; Léon la mira con desaprobación, y entonces ocurre un diálogo que, un par de años después, me depararía uno de los mejores momentos que he tenido con los videojuegos.

the end, en snake eater

 The End, uno de los antiguos Cobras que comandaba la inmensa The Boss, con la mira puesta en Snake. Dos horas, más o menos, me tuvo este viejo; dos horas impagables de una noche, jugadas tumbado en la cama y con el televisor casi en los ojos, máxima expresión de que me sentía poco menos que dentro del juego. Metal Gear 3 es unos de los juegos más inmersivos que he jugado. Seguro que muchos son de este parecer.

 Decía que estuve dos horas hasta que maté al viejo. ¿Por qué tanto? Pues, porque no podía dar con el maldito y porque, por temor a que me diera, apenas asomaba la cabeza del pasto. La verdad que no recuerdo los pormenores del duelo; creo que de tanto en tanto te podías escabullir, a gachas o a hurtadillas, hacia otro sitio o tras algún árbol, y estoy seguro de que el viejo me acertó unas veces y que pudo haberme matado; en fin, lo que todos sabemos, el duelo con The End es un duelo de resistencia que pone a prueba tu paciencia e ingenio y que, gracias a las ocurrencias de Kojima, puede ser resuelto de varias maneras.

snake, big boss, metal gear 3

 ¿Y cómo fue que vencí a The End? Iban hora y cuarenta minutos del duelo; estaba harto del viejo y de la frustración estaba que apagaba la consola. Pero entonces Mathilda me encendió la lamparita.

para-medic y snake, codec

 Para-Medic, cuando guardas por primera vez, hablando de Godzilla. Esta conversación la recordé un par de días atrás, cuando se me había dado por rejugar el juego. No tuve la suerte de tenerla presente cuando combatía a The End, pero de todas maneras, iba a matar al viejo gracias a una película. Del otro lado del codec, Para-Medic habrá estado satisfecha de mi Snake, ja.

matilda, león, león el profesional

 Léon, comenté al inicio de la entrada, se mostró inquieto cuando vio que Mathilda descubría la mirilla. Como se ve, nuestro amigo se apresuró a taparla, y entonces dice a la niña que había que esperar al momento indicado, porque el reflejo del sol en la lente podría delatar su posición. No recuerdo cuál fue mi reacción cuando recordé ese diálogo; quizás haya pataleado en la cama o simplemente apretado el puño. Lo que sea, el viejo estaba perdido, y todo gracias a una ocurrencia friki. Más no podía pedir.

 Pues bien, busqué con el rifle y no tardé en descubrir una lucecita, que titilaba entre los arbustos, y disparé. El viejo pega un grito y se aleja hacia otro sitio. Dos disparos más, y muerto The End, gracias a Mathilda y a Léon.

 Estas cosas son las que hacen grande a Metal Gear.

león y matilda, disparando

 Si alguien quiere comentar cómo mató al viejo, pues bienvenido. Una manera creo que era usando al loro. Yo, como buen defensor de los animales, me lo llevé conmigo. No se ve en el ending, pero seguro que mi Snake se llevó el loro a su casa. Eso sí, para mascota, no para el almuerzo, ja.

Anuncios

6 comentarios en “Venciendo a The End con Mathilda y Léon

  1. Yo maté a The End tres veces y de maneras distintas. La primera fue cuando por asares del destino dejé jugar dos semanas. Lo mate de viejo.
    La segunda vez escuché el disparo y cuando salí de mi escondite vi un lorito verde con actitud sarcástica. El pájaro murió de un disparo y The End reveló su posición gritándome -¡Te comiste a mi loro! ¡Imbécil!- Y bueno, esa vez lo derroté a golpes.
    La tercera vez le disparé con mi rifle mientras estaba en silla de ruedas después de cruzar el rio.
    Curiosamente The End no tuvo reparos en unirse a mi equipo en MGS Peace Walker.

    • Jajaja, lo de matar al loro lo sabía, pero no lo que te decía The End. Y lo de la silla ruedas, esa sí que no la sabía. Y la primera es mítica.

      Yo ahora que empecé el juego, pensé en el micrófono para amplificar los sonidos, pero no sé si a The End se le puede oír la respiración.

      Un salu2.

      • Sí, se le escucha jadear si te pones el micrófono direccional, es otra forma de detectarle.

        Bueno, jadear o roncar, a veces el pobre se queda sobado esperándote.

  2. MGS3 es, precisamente, mi segundo juego favorito de todos cuantos he probado.
    Concretamente, el Subsistence.
    El caso es que esta lucha se me hizo bastante cuesta arriba – la paciencia no es uno de mis puntos fuertes -.
    Suerte que también podías dejar que The End muriese de viejo – todos conocemos el truco, creo – o permitir que pasara a mejor vida – y ninguna en absoluto – antes de empezar el combate.
    De todas formas, ninguna de estas opciones era válida si querías hacerte con su codiciado camuflaje.

    • Lo del camuflaje la verdad que no me acordaba. Son muchos detalles los del juego. Y sip, es un juegazo; yo lo conocì con el Subsistance y me cuesta imaginarlo con la càmara del original. Un salu2.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s