Chihayafuru

 Chihaya es una chica de 16 años que ama el Karuta. Lo ve tan maravilloso, que quiere que todo el mundo lo juegue, y para esto comienza por su escuela y arma con su amigo Taichi un club de Karuta.

chihaya, con las cartas

 Pero Chihaya —nombre por cierto hermoso— aspira a mucho más. Ella sueña con el título de “reina del Karuta”, es decir, sueña con ser la mejor jugadora de Japón. Este sueño nació de la amistad que tuvo de niña con Arata, quien transmitió a ella y a Taichi la pasión por el Karuta.

 La trama es la típica en una historia de torneos, pero con mucho de “recuentos de la vida”, sobre todo en la primer temporada; compañerismo y amistad, escollos personales, desilusiones, que son efímeras, pues Chihaya es como un torbellino  y no da a lugar a que nadie se caiga; muchas ganas de progresar, abundantes lágrimas ante los pequeños triunfos, todo muy optimista, y con un entramado romántico que se va manifestando, a cuentagotas y de manera callada, con el transcurso de los episodios.

 Chihayafuru, en pocas palabras, es un anime pensado para que te contagies de la pasión de Chihaya y para que después de cada episodio, sonrías.

grupo del club de karuta de Mizugawa

 El Karuta, que viene de “carta”, es un juego que confrota a dos oponentes y en el que se debe tomar las cartas del campo a medida que un tercero recita, de su propia baraja, unos poemas. Pero esto mejor leerlo en la wiki.

karuta-juego Como nos lo presenta la serie, el Karuta es un juego refinado y solemne, de esas tradiciones japonesas que a los occidentales nos hacen sentir toscos y torpes, un poco bárbaros. Imagino que en un partido real, las imágenes y sentimientos que evocan y expresan los poemas deben generar en el espectador, que ha de guardar silencio, una atmósfera particular, como si participara de la ceremonia del té. Debe ser una linda experiencia presenciar un partido de Karuta. Eso sí, en Chihayafuru los partidos son vividos con tensión, con el aliento en el instante que desenvaina la mano, así que a lo mejor no se atiende demasiado a la poesía, excepto la chica de abajo.

kana y chihaya Kana, otro miembro del club de Karuta, contando a Chihaya acerca del compilador de los poemas que son usados para el Karuta. En Kana se nos expresa que el Karuta es más que un juego. Buen personaje. Seguro que picará a unos cuantos con la poesía japonesa.

chihaya, de niña con arata y taichi  Chihaya, con Arata y Taichi. La serie merece su precuela. La Chihaya de cabellos cortos y cándidos once años es adorable, y me encantaría que tuviera su anime, oportunidad para que se nos cuente, de paso, más de Shinobu Wakamiya.

 El anime tiene dos temporadas de 25 episodios, más un ova que todavía no vi y que me voy a aguantar para ver, y pide a gritos por una tercera. Muy recomendable.

“Mizugawa fightooooo!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s