La hija del Rey del País de los Elfos, Lord Dunsany

 Una breve reseña. El parlamento de Erl acude a su rey y pide que su pueblo sea gobernado por un señor dotado de magia. El rey se muestra conforme, llama a su hijo Alveric y le ordena que vaya al País de los Elfos y despose a su princesa. Alveric hace como ordena su padre. Llega al País de los Elfos, maravilla a Lirazel, la princesa, con relatos sobre su tierra y la lleva a Erl, perseguidos por los caballeros del rey de los Elfos, y se casan.

dunsany-hija rey elfos

 

 Lo anterior abarca el comienzo de la novela. Con el casamiento entre Alberic y Lirazel, Dunsany pasa a hablarnos acerca del conflicto entre el modo humano de entender la vida, que se asienta en reglas y tradiciones, y el modo en que la perciben los elfos, que deriva de su relación con la naturaleza. Este conflicto, por supuesto, expuesto de una manera poética, tanto que llega un momento en que Dunsany da la impresión de que dejó la pluma por un pincel y que se puso a escribir sobre un lienzo. Una escena que da cuenta de esto ocurre cuando Lirazel se sienta junto a un estanque y ora al reflejo de las estrellas impreso en el agua. Hermosa imagen.

 La novela es una novela como de ensueños; durante buena parte de la trama “no pasará nada”, no existen pasiones que desbordan, todo parece que ocurre bajo una eterna lumbre de atardecer. Esta es la mayor valía de la obra y su mayor punto en contra. Recomendada para cualquiera que guste de la fantasía, en especial para aquellos que encuentran regocijo en recrearse pinturas con las palabras.

 Para terminar. No se trata de un destripe importante, pero por las dudas lo dejo para el final. El rey de los elfos había enviado a un trasgo —que no era fiero como los de Tolkien— al país de Erl. El trasgo entrega lo que se le había encomendado y regresa hacia su país; cuando está llegando, se topa con una niña. La saluda y le propone ir al país de los Elfos. La niña se lo piensa. Un sitio de cuentos de hadas, es un sueño para los niños. Entonces la pequeña responde, con palabras que nunca olvidé:

 «-No. Mamá preparó un pastel de dulce esta mañana.»

 La novela, con todas sus maravillas, con toda los encantos que nos aguarda en un mundo como el del País de los Elfos, para una niña no vale lo que un dulce preparado por su mamá. ¿Dunsany nos estaba diciendo eso con esas palabras? ¿Nos estaba diciendo más? Quién sabe.

———————–

 

Mi Google+

Anuncios

Un comentario en “La hija del Rey del País de los Elfos, Lord Dunsany

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s