Japón, una vez más, gracias. Gracias por el Haiku

 ¡Qué maravilla el haiku! Años que no leía poesía y de que me había declarado como “no gustador de poesía”, y descubro que los japoneses habían creado estos, digamos, “caramelos”. Comes uno, y disfrutas de un agradable momento de naturaleza. Este haiku icónico de Basho es un buen ejemplo:

Un viejo estanque.
Se zambulle una rana:
ruido del agua.

haiku-rana-basho

 La filosofía que hay detrás del haiku es preciosa. El haiku deriva del sentir japonés hacia la naturaleza, del asombro que ella nos causa y con el que nos despoja de nosotros mismos; esto para el japonés —o al menos es lo que entendí— es una experiencia sagrada. El haiku no es más que la descripción de ese asombro, del momento en que la naturaleza te llega. Es un lindo sentimiento, que te vuelve sencillo y humilde. Este de Moritake es increíble:

¿Una flor caída,
volviendo a la rama?
¡Era una mariposa!

  Este de Buson también es hermoso:

    Ante los cristantemos blancos
las tijeras vacilan
un instante.

 Otro de Buson, que nos muestra que la naturaleza toda es materia de haiku:

en el estiércol
del caballo, la roja
flor del ciruelo

 El haiku además lo escriben todos los japoneses, no es cosa de pocos, porque lo único que se precisa es poner unas palabras al momento que te conmueve, y palabras que usamos a diario; la retórica, la rima y figuras como la metáfora no tienen lugar en el haiku; sólo se pide una determinada métrica, para que se conserve la estructura original japonesa. Un ejemplo de que para el haiku no se requiere más que el asombro lo ofrece este haiku recogido por Vicente Haya en su libro “Aware: Iniciación al Haiku” y que fue escrito por una niña japonesa de seis años:

Las hormigas en fila suben
por una hoja de hierba
…y en seguida bajan.

 Puro Haiku. Ojalá se enseñase en las escuelas. El haiku, para terminar, me cautivó, aparte por la filosofía que lo origina, porque no apela al lirismo, por su carácter descriptivo, por su sencillez y concisión y por su falta de pretención literaria. Ir caminado por ahí y querer hacer un haiku de algo que te llame la atención, con las palabras que tenemos a manos, da a lugar a una sensación muy linda y cálida, que te alegra.

 Abajo de la pintura de Hiroshige, unas páginas recomendadas.

hiroshige3

   •El rincón del Haiku. Muy recomendable además su foro. Se aprende mucho.

    •Lapicero Mágico. Haiku enseñado a niños.

    •El alma del Haiku. Esencial.

Mi Google+

Anuncios

3 comentarios en “Japón, una vez más, gracias. Gracias por el Haiku

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s