Las aventuras de la Principita Eiko – Ep. 19

Vivi

 Vivi estaba sentado sobre una calabaza dando distraídos tacones con las botas. Pensaba «en cosas» como gustaba decir. Vivi tenía ocho años y el aspecto simpático de un mago negro cualquiera aunque, naturalmente dada su corta edad, era mucho más pequeño, apenas algo más alto que Eiko. Esto, sumado a su carácter inseguro y maneras un poco torpes, hacía que todo aquel que lo tratara lo encontrara entrañable y le tomara particular afecto. Un cuervo rehuía al espantapájaros, y el mago con pena se preguntó: «si dejo de moverme, ¿también asustaré a los cuervos?»

 El sol ardía. Las niñas salieron al huerto con paraguas, con forma de hongo y color cerezo, que el mago 115 les confeccionó con un poco de sastrería y una pizca de magia. La Principita le había dado en gracias el apodo de «Paraguitas» y el mago, de lo contento, se puso a presentar su nombre por las casas. La aldea pronto tendría que celebrar una presentación de nombres colectiva. Las niñas abrieron el portón de la cerca y entraron al huerto. Cuando vio a su amigo, Eiko arrojó el paraguas y corrió gritando:

 -¡Vivi, Vivi, Vivi!

 Los ojos del mago titilaron, y brincó contento al suelo; después de sacudirse la chaqueta y acomodarse el sombrero, dejó que su amiga le saltara encima y lo abrazara. Hacía unos meses que no se veían.

 -¡Hola, Vivi! ¿Cómo estás?

 -Bien.

 -¿Bien? ¿Eso es lo único que tienes para decir a tu amiga Eiko?

 La Principita con los brazos en jarras, tal como habituaba cuando algo la contrariaba, dio un reto a su amigo, que llevó las manos al sombrero para ajustarlo con un meneo de cabeza, en gesto tímido e incómodo que también habituaba. Vivi iba a saludar con mayor y ensayada simpatía cuando reparó en la niña de trenzas. Ëlen le sonrió y dijo «hola». Los ojos del mago menguaron; con voz temblorosa, preguntó:

 -¡Una bruja! ¿Eres una bruja?

 La pequeña amagó con darle un paraguazo. Con los ojos humedecidos de pena y enojo replicó:

 -¡No soy una bruja!

 Eiko, entre risas, se burló de su amiga con una tonadita común para su edad. Ëlen echaba a correr cuando Vivi dijo:

 -¡Espera! ¡No te vayas! Perdona, por favor. ¡No quise acusarte de nada malo! Eiko, ¿puedo usar «Libra» con ustedes?

 -¿Por qué?

 -Percibo magia, en las dos. Por eso confundí a esta niña con una bruja.

 -¡Me llamo Ëlen, sombrita parlanchina! ¡Y no soy una bruja!

 -¡Juajua! ¡sombrita parlanchina! ¡sombrita parlanchina!

 Vivi agachó la cabeza, desolado. Pero al par de segundos, cohibido, insistió:

 -Eiko, ¿puedo?

 -¡Dale! ¡Pero no tardes!

 -Eiko, ¿qué es Libra?

 El mago respondió a Ëlen con la voz turbada y los ojos todavía algo apagados. Sentía honda amargura por haber tratado a la pequeña de bruja:

 -Es un conjuro que nos permite observar las características de las personas, los animales, las plantas, de lo que sea. Es raro que los magos no lo hayan usado, pues debieron haber percibido que ambas están empapadas de magia.

 -¿Y eso es malo? La magia es linda.

 Los ojos le brillaron a Vivi. Se ilusionó con que Ëlen no le guardaba rencor.

 -No siempre. Las cosas en la aldea no están como para que nos descuidemos, aunque puede que me esté pasando de temeroso por pensar que algo malo, cómo decirlo, ha venido con ustedes sin que se dieran cuenta. Eiko, antes de empezar, será mejor que busques el paraguas. El sol está fuerte y te podrá hacer mal.

 La Principita hizo como pidió su amigo. Las niñas, con los paraguas levantados, esperaban ilusionadas por ver la magia del mago. Este entonces las escrutó con la cascada aguamarina que manó del báculo y que causó admiración y cosquillas, y no pocas risas, a las pequeñas. Al rato, el maguito comentó:

 -Esto es extraño. Ëlen, ¿eres una elfo vanya? —los vanyar no habitan en la Tierra Media, sino en Valinor.

 -Creo que sí.

 -¿No estás segura?

 -No.

 -Qué raro. Bueno, Libra me dice que sus artefactos…

 -¿Artefactos?

 -La tiara y el arpa que usan son artefactos mágicos que las han impregnado, para que lo comprendan, con «olor» a magia. Lo curioso es que el «olor» recuerda a la magia de Silky.

 -¿Silky?

 -Sí. Es la bruja que nos está molestando y que ayer, lo siento, Eiko, se robó la esfera que te había prometido.

Ep Sig:

———————————-

Eiko-Final Fantasy IX-Vivi» width=»480″ height=»324″ />

 —————–

   •Vivi es un personaje del videojuego Final Fantasy IX.

Mi Google+

Anuncio publicitario

2 comentarios en “Las aventuras de la Principita Eiko – Ep. 19

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s