Orfeo y Eurídice

  Un relato corto, dos parrafitos, de años. Tanta miel y tanto gerundio casi me dan arcadas, pero si lo toco lo desfiguro. Pese a las imágenes, no lo escribí por Saint Seiya.

  Siguiendo la tenue luz, Orfeo tañe el arpa enamorado. Sus notas, temblorosas como un beso en la lejanía, vuelan a Eurídice y mudándose en mariposa al verla, una de alas azules se posa en su mano. Eurídice suspira y la mariposa, perfumada y mareada, vuela encendida y se posa y prende, como un pasador, en sus cabellos de miel. Orfeo, feliz, la imagina reclinada en la suave hierba, mientras la bella Selene de brazos ambarinos cubre sus trenzas con tenue velo y una miríada de luciérnagas revolotean cuando canta a su amor. Así, inspirado por su musa, su corazón irradia rayos amorosos que tiemblan en su arpa y hieren el aire con dulcísimos sones.

orfeo-euridice-saint seiya1   

  Curioso por la bella canción e imaginando cuán bello ha de ser el seno del cual ese enamorado oyó su música, el Sol se asoma en la caverna, coloreando de oro las cuerdas del arpa que, derramándose en un rocío dorado, sonrojan las mejillas de Eurídice. Tan dulce es la melodía que muchos pajaritos, mariposas, conejos, ciervos y zorros se asoman a la caverna y se maravillan al ver a Orfeo escapar del Hades y a la bella Eurídice próxima a él. Y así como las campanas anuncian que la novia está cerca, cuando una paloma trae un jazmín de las blancas manos de Afrodita, su corazón se bate en vuelo y, olvidando la advertencia de Hades, asido por el niño Amor, Orfeo mira hacia atrás. Bellísima, Eurídice baja la mirada cuando Orfeo le sonríe, y Orfeo al verla descuidadamente deja caer el arpa a sus pies. La adorable ninfa, como si se tratase de un ruiseñor herido toma el arpa, lo lleva contra su corazón y posando en su esposo los verdes ojos, sonriendo dice “adiós” mientras unas lágrimas asoman en los ojos de Orfeo, cuando la sonrisa de Eurídice, se transforma por siempre en mármol.

orfeo-euridice-saint seiya2

 

Mi Google+

Anuncios

2 comentarios en “Orfeo y Eurídice

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s