Gengis Kan, El Soberano del Cielo (Pamela Sargent)

 Muy buena saga (dos libros) sobre Gengis Kan. Hace mucho que la leí y no la tengo demasiado presente, pero tal como sucedía con este otro libro, quería escribir una breve reseña y recomendarla.

gengis kan-soberano cielo

 La novela inicia con el rapto de Hoelun, quien será la madre de Temujin. Yesugei, el jefe del clan Borjigin, la encuentra en un bosque y al descuido de su prometido, un joven del clan Merkit, la rapta. Hoelun pasa a ser la segunda esposa de Yesugei y nace el futuro Gengis Kan. Pasa el tiempo. Yesugei muere y Hoelun y sus hijos son tachados de malditos por la chamán del clan y abandonados a su suerte.

 La historia trata sobre el crecimiento del niño Temujin, su forja en guerrero y su ascenso de jefe tribal a conquistador de naciones. Contra lo que se podría esperar, la novela no está surcada por batallas y masacres. Lo que prima es la vida del pueblo mongol a partir de la figura de Temujin, de su madre y sus esposas; las batallas son una circunstancia más que la autora aborda con lo indispensable —aunque sin que escatime en crudeza—. Las mujeres, por cierto, definen la novela. La Mongolia que nos presenta Pamela Sargent, es mucho más que un país de generales, guerreros y caballos, es también un país de mujeres que templan y aconsejan a sus maridos y a los niños que son preparados para el oficio de la guerra. La mujer como custodia del hogar, es una función que la autora quiso que tengamos como de importancia en la construcción del imperio de Temujin. Las mujeres mongoles, ya que estamos, tenían nombres preciosos. Hoelun, Bortai, Khulan, se oyen muy bien. Lo mismo para los varones. Un hallazgo de color que brinda la novela.

 Cuando leí estos libros, esperaba hallar en Gengis Khan una figura que me entusiasmara como la de Alejandro, de la saga de Massimmo Manfredi. Bien, en esto Temujin no me cumplió. Si bien el Khan en la novela es descripto como un hombre virtuoso, visionario, como una persona sensible que amaba a su clan, a sus esposas y a sus hijos, generoso con los que le eran leales y que procuraba conciliar —con una sable en la garganta— antes que ordenar una masacre, no dejaba de ser un hijo de las estepas, riguroso y práctico, ajeno a romanticismos. Esto, no obstante, tiene una excepción, que ocurre cuando el Khan traba confianza con un sabio de la China. El terrible Gengis Khan, que quería aprender —y con él, su pueblo— del pensamiento chino. Ese Temujin es el mejor de la novela, o al menos es la impresión que me quedó.

 Eso es todo. Dos novelas muy recomendadas. Ah, y tengo que cerrar con esto:

pavel viktorovich_kalka_

 La pintura parece que no alude a lo quiero, pero no importa, trata sobre mongoles en Rusia, uno de los lugares que conformó lo que fue La Horda de Oro, nombre que desde que lo leí que me fascina. Miles de guerreros a caballos, con el polvo de la tierra que levantan a su paso, al son de los cascos que rechinan y la pobre gente que grita: “llega La Horda de Oro del Volga, a correr”. Los mongoles ofrecen estas lindas imaginaciones.

Mi Google+

Anuncios

2 comentarios en “Gengis Kan, El Soberano del Cielo (Pamela Sargent)

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s