Las aventuras de la Principita Eiko – Ep. 15

 El juego termina a los almohadazos

 -¡Ruri, Sauron debió haber usado la Espada Gekigan!

 Gai devolvió la taza al osito que hacía de mayordomo en la cabaña. Estaba indignado por el desenlace de la batalla y no tenía ganas de chocolatadas ni pasteles. La pequeña lo miró impasible y replicó:

 -¿Por qué insistes, Akito? Conoces el funcionamiento de la Omoikane. Ella es la que escribe la historia. Recopila lo que pensamos, relaciona lo aprendido con su bagaje de conocimientos, y el resultado es una narración.

 -Lo sé, pero la Omoikane no jugó limpio. ¿Qué fue eso de invocar a Tilpion? No existe ninguna crónica sobre los Días Antiguos que narre que el barquero de la luna pueda ser conjurado como quien conjura el espectro de un oso o un águila.

 -La Omoikane es un artefacto creativo y encontró que la figura de Tilpion era apropiada para lo que había leído en la imaginación de Eiko. No esperes que limite sus funciones a una tradición.

 Eiko los interrumpió. No había entendido una palabra de lo que hablaban sus amigos, y quería que Ruri le contase ya qué había pasado con Arwen. Ëlen convino con la Principita. La niña miró a Akito, luego a Yurika; se sintió apenada por la pregunta. Sabía lo que había pretendido la Omoikane y sintió celos; nunca tuvo la posibilidad de que alguien le velara un final triste porque tuviera corta edad para asumirlo. Si un cuento podría causarle tristeza o desencanto, no importaba. Akito entendió lo que turbaba a su amiga e intervino.

 -Eiko, ¿no conoces la historia del Anillo? ¿Qué le sucedía a Frodo cuando se lo ponía?

 La Principita exclamó:

 -¡Se hacía invisible!

 -Pues ahí tienes tu respuesta. Arwen cuando se puso el Único desapareció. ¿Qué sucedió después? Quién sabe… Las historias son más lindas cuando te hacen imaginar sobre el final.

 Ëlen comentó con algo de ansiedad:

 -Ithïlien nos contó que con el anillo Frodo veías fantasmas. Seguro que Arwen lo soltó del susto y regresó volando a casa en el caballito.

 La Principita con entusiasmo concluyó:

 -¡Si! Y entonces Arwen y el Caballero de la Luna fueron a Rivendel y vivieron felices para siempre.

 Yurika comentó:

 -Un lindo final, Eiko. ¡Y muy romántico!

 Akito miró a su amiga y meneó la cabeza, entonces anunció:

 -Eiko, fuiste la primera en lograr el objetivo del juego. La victoria es tuya.

 Los niños aplaudieron a la Principita, que festejó a los saltos. Ëlen, sin embargo, estaba apenada. Akito iba a preguntarle sobre lo que la entristecía cuando Ruri dijo:

 -La Omoikane dice que estás triste porque no sabes si Sam y Frodo tuvieron un final feliz, ¿estoy en lo cierto?

 La pequeña asintió.

 -No te preocupes. Como Arwen venció a Sauron, todos los personajes del juego regresan a salvo a sus casas. Sam y Frodo, como debe ser, están en Gondor. Luego regresarán a la Comarca. Esto es lo que me dice la Omoikane. ¿Te gusta este final?

 Ëlen asintió con una radiante sonrisa. Zanjado el asunto, Akito dijo que volvería en un momento. Se quitó las gafas y estuvo en casa. Fue hacia el ropero, hurgó un poco y salió. Nuevamente en el altillo y con las gafas puestas, la Omoikane lo regresó a la Cabaña. Akito entonces enseñó la pelota a las niñas y pasó a cortarla con un cuchillito, como a una naranja. El rostro se les iluminó, era la esfera. Ruri preguntó:

 -Akito, ¿por qué trajiste la esfera a la Omoikane? Podrías haberle dicho que cortara el enlace y le entregabas el premio a Eiko en tu casa. De la Omoikane lo único que se podrá llevar son las impresiones.

 -Por eso lo hice, Ruri. Quería que estuvieses presente.

 La Principita, con malicia infantil, canturreó:

 -¡Se puso colorada! ¡Se puso colorada!

 Ruri enrojeció todavía más. Yurika entonces tomó un almohadón y jocosa se lo estampó en el rostro. Eiko y Ëlen rompieron en carcajadas y divertidas la imitaron, también Akito. Ruri no tuvo más opción: levantó el cojín sobre el que estaba sentada y se puso a dar almohadazos. Estaba feliz. La Omoikane se encargó de retener el momento, Ruri querría rememorarlo una y otra vez.

 Era la mañana, nublada y fría. Había dejado de nevar. Eiko y Ëlen se despedían. Yurika les dio un canasto con frutas y Akito, con aire grave, les dijo que lo llamaran si alguien se metía con ellas. Ruri, por su parte,  había prometido a las niñas que les iba a construir una Omoikane, así podrían hablarse y jugar cuando quisiesen. Se oyeron ladridos. Un perrito marrón con manchas blancas venía hacia ellos. El perro fue con Eiko. Se sentó sobre las patas traseras, dio unos ladridos y se quedó jadeando con la lengua afuera y la cola que le meneaba jovial. La Principita se agachó y lo acarició; Ëlen lo mismo. El perrito ladró otra vez, esperaba alguna cosa. Yurika observó que en el collar llevaba una carta. La tomó y leyó:

 -«Para Eiko».

 -¿Una carta para mi? ¿De quién será? ¿Me la lees?

 -Por supuesto. A ver… «Hola, Eiko. ¿Cómo estás? Soy Vivi…»

 -¡Vivi! ¡Una carta de Vivi! ¡Qué alegría!

 -«Supe que estás reuniendo las esferas del Dragón. No me creerás, pero en la aldea tenemos una. Si me traes un barrilete, te la regalo. ¡Hasta pronto!

 Ps: No tardes. Estamos teniendo problemas en la aldea y los magos están decidiendo si la pondrán a resguardo con «el hechizo de los búhos».

 La Principita, con los brazos en jarras, exclamó:

 -¿Un barrilete? ¿Qué es un barrilete?

 Akito miró hacia el cielo y habló para sí:

 -Creía que los niños ya no remontaban barriletes…

 Eiko y Ëlen, con la promesa de que regresarían, montaron en sus águilas y marcharon felices. Cuando las niñas se perdieron a lo lejos, Yurika cerró la puerta de la casa, bajó al perrito de la falda para que husmeara por su nuevo hogar y preguntó a Akito:

 -¿No te dieron ganas de jugar con un barrilete? La nieve en unos días amainará. 

 -Sí. Preguntaremos a la Omoikane sobre cómo armarlo. Ruri nunca jugó con un barrilete y seguro le encantará hacerlo antes de que llegue el Nadesico…

Ep Sig:

2 comentarios en “Las aventuras de la Principita Eiko – Ep. 15

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s